"No podemos quedarnos parados"

Los entrenamientos de garantía de calidad de ZEISS aseguran los procesos de medición en ZF Friedrichshafen.

La producción de series pequeñas y prototipos en ZF Friedrichshafen AG genera nuevos retos para el control de calidad una y otra vez: cada día hay que crear programas de medición para nuevos componentes. El metrólogo de ZF Mehmet Akol acepta estos retos con una curiosidad implacable y utiliza los cursos de formación de ZEISS para ayudarle.

Cómo ZF Friedrichshafen tiene éxito con ZEISS Solutions:
ZEISS PRISMO
Formación AUKOM
ZEISS Formación de software
Éxito:
  • Capacitación constante de los empleados en metrología
  • Mejora de la comunicación y el trabajo en equipo con la producción
  • Normalización de las inspecciones de calidad

Los entrenamientos de garantía de calidad de ZEISS aseguran los procesos de medición en ZF Friedrichshafen.

Tanto si se trata de piezas para autobuses, trenes o barcos, el departamento de Producción de series pequeñas y prototipos de la empresa ZF Friedrichshafen AG fabrica una amplia gama de tecnologías de transmisión y chasis. ¿Qué hay de especial en ello? Los lotes tienen entre una y 50 unidades y los requisitos de los distintos componentes son exigentes. Los prototipos deben ser rápidamente ejecutables y las piezas funcionales deben ser enviadas al cliente de inmediato. Por eso el control de calidad es tan vital en esta línea de trabajo. Uwe Ersing es jefe de control de calidad de producción de series pequeñas y prototipos en el área de vehículos comerciales y tecnología especial de transmisión y dice: "Los programas de medición se compilan de forma centralizada para la producción en serie. Mis trabajadores tienen que compilar nuevos programas de medición de forma constante y cada componente está sujeto a diferentes requisitos. Las cajas de cambios para la tecnología marina, por ejemplo, están sujetas a las normas de las sociedades de clasificación. Esto conlleva unas especificaciones estrictas para documentar las mediciones". Un total de 32 empleados, 13 de ellos metrólogos, se encargan del control de calidad. Mehmet Akol es uno de ellos. Durante los últimos siete años ha estado trabajando en metrología y le motivan los requisitos siempre cambiantes.

En la producción de series pequeñas y prototipos, cada día hay que medir nuevos componentes
En la producción de series pequeñas y prototipos, cada día hay que medir nuevos componentes.
Mehmet Akol lleva siete años trabajando para ZF en Friedrichshafen
Mehmet Akol lleva siete años trabajando para ZF en Friedrichshafen.

Impulsado por la sed de conocimiento

Akol se unió a ZF Friedrichshafen AG hace diez años, donde empezó trabajando en la producción de cajas de cambios. Todos los días se enfrentaba a resultados de mediciones para la inspección de calidad. Si estos no coincidían con los resultados de su centro de procesamiento, Akol no se conformaba con explicaciones sencillas: "Siempre quería saber más, de dónde venían los resultados de medición y por qué eran así. Hacía muchas preguntas y de este modo llamé la atención en Control de Calidad". Esto llevó a Akol a cambiar a la metrología tres años más tarde; tampoco se da fácilmente por satisfecho con sus resultados de medición aquí: "Todo el mundo puede compartir un resultado, pero hay que saber cómo se llegó a él y cómo hay que evaluarlo. Sólo entonces puede resultar útil para el trabajador". Siempre cuestionaba los procesos y los resultados y quería conocer su trasfondo. Su curiosidad lo llevó a asistir a su primer curso de AUKOM en 2014, al que le siguieron los niveles 2 y 3 de AUKOM y AUKOM Forma y Posición. Asimismo participó en seminarios sobre CALYPSO, GEAR PRO y sobre programación offline. Incluso recibió formación sobre un tema especial, el análisis de Fourier.

No podemos quedarnos parados. Los requisitos exigidos a nuestro sector cambian con demasiada rapidez"

Uwe Ersing, Head of Quality Control

Programa coherente de formación continua para metrología por coordenadas

Aunque Akol ya ha asistido a muchos cursos de formación y tiene toda una carpeta llena de certificados, está lejos de haber acabado. La sed de conocimiento del metrólogo parece no tener límites: "Las normas y las especificaciones técnicas cambian y no deja de desarrollarse software. Siempre hay componentes sobre los que me pregunto si estarán perfectamente programados". Ersing, que trabaja en ZF desde hace 38 años, ha percibido un enorme interés en la formación continua y desarrollo entre sus empleados más jóvenes, y los apoya plenamente. "No podemos quedarnos parados. Los requisitos exigidos a nuestro sector cambian con demasiada rapidez", afirma. Ese es el motivo por el que la formación continua ocupa un lugar especial en el control de calidad en ZF. Cada nuevo metrólogo que trabaja con máquinas 3D de medición por coordenadas pasa sus primeros seis meses recibiendo formaciones internas antes de completar los niveles 1 y 2 de AUKOM. En un intento de ganar en eficiencia y reunir a metrólogos de diferentes zonas y áreas, ahora ZF se ha traído estos cursos de formación a sus instalaciones. Dos veces al año, un instructor de ZEISS imparte cursos de AUKOM de los niveles 1 y 2 en Friedrichshafen.

Ventajas: estandarización y comunicación

Ersing ve una enorme ventaja en este tipo de formación continua, concretamente, estandarizar las inspecciones de calidad: "Es importante que nuestros programas de medición estén estructurados de la misma forma. Sin esta formación constante, diez metrólogos midiendo el mismo componente podrían llegar a resultados de medición distintos". Los seminarios ofrecen una ventaja más para el control de calidad en la producción de series pequeñas: la comunicación y la cooperación con el área de Producción han mejorado significativamente. Si los resultados de medición son cuestionados en Producción, los metrólogos les dan mejores explicaciones a sus compañeros y también los justifican. De esta forma también se ha intensificado la cooperación entre los dos departamentos. En la actualidad los metrólogos participan más a menudo en la solución de problemas para comprobar dónde podrían encontrarse los orígenes del error. "Los componentes y los diseños son cada vez más complejos. Si un metrólogo se da cuenta de que un resultado de medición no es correcto, se cuestiona el resultado, no el componente. Esto era lo que también me ocurría a mí, por eso es tan fundamental que haya buena comunicación. Trabajo con mis compañeros del centro de procesamiento para dar con una solución óptima", explica Akol.

Rotores para el ralentizador desarrollado por ZF esperando para ser medidos
Rotores para el ralentizador desarrollado por ZF esperando para ser medidos
El departamento de Producción de series pequeñas y prototipos fabrica una amplia gama de tecnología de transmisión y de chasis
El departamento de Producción de series pequeñas y prototipos fabrica una amplia gama de tecnología de transmisión y de chasis.

Nuevos desafíos cada día

Eso es precisamente lo que le atrae de su trabajo: "Necesito los retos diarios asociados al control de calidad en la producción de series pequeñas. Siempre es emocionante compilar un programa de medición para un nuevo componente. Hay que tener en cuenta las características especiales del componente, colocarlo y fijarlo correctamente en la máquina de medición y definir los diferentes parámetros, como la velocidad de medición. Y todo ello normalmente hay que hacerlo en unos plazos relativamente ajustados. Esto reduce el tiempo que tenemos para la tarea de medición y exige un proceso optimizado para el programa de medición. Pero cuanto más complejo es el trabajo, más divertido resulta".
Hacer preguntas, aceptar nuevos retos y adquirir nuevos conocimientos forma parte del trabajo de Akol y le ha ayudado a él y al control de calidad en ZF a realizar considerables progresos. Para Akol, no seguir avanzando significaría quedarse atrás.
 

Acerca de ZF Friedrichshafen

ZF es un líder mundial en tecnología de transmisión y chasis, así como en tecnología de seguridad activa y pasiva. La compañía cuenta con una fuerza laboral mundial de 146.000 personas, con aproximadamente 230 ubicaciones en unos 40 países. En 2017, ZF alcanzó ventas por 36.400 millones de euros y, como tal, es uno de los mayores proveedores automotores del mundo.