Enfoque manual con sistemas de cámara AF

La extraordinaria calidad de las imágenes de la fotografía actual se debe a un sin número de factores diferentes como el elevado número de píxeles en las cámaras SLR digitales, los sensores de gran formato en el formato de 35 mm de marco completo o el formato casi medio tradicional, las técnicas inteligentes de procesamiento de imágenes y los algoritmos de reducción de ruido. Los resultados también dependen de cómo interactúa la cámara con el objetivo, por lo que los sistemas ópticos de alta gama juegan un papel vital a la hora de satisfacer las demandas cada vez más complejas de los fotógrafos en lo que a la calidad de la imagen respecta.

El eslabón más débil

Lograr capturas de alta calidad con cámaras de alta resolución implica respetar los estrictos límites de todos los parámetros que influyen, ya sea directa o indirectamente, en la calidad de la imagen. La idea de que “la cadena es tan fuerte como el eslabón más débil” se aplica de forma particularmente relevante a la fotografía y a la reproducción de las imágenes.

Enfoque de precisión

Uno de los eslabones clave en la cadena de representación correcta de las imágenes es la precisión con la que el objetivo enfoca el objeto principal. En términos generales, un objetivo fotográfico solo ofrece la representación óptica con la máxima calidad de la imagen en un plano bidimensional. Este plano discurre exactamente en paralelo a la película o el sensor de la cámara. Para lograr la "nitidez adecuada" se tiene en cuenta un determinado intervalo antes y después del punto óptimo de enfoque, que depende del aumento y del diafragma seleccionado. En este contexto, el aumento hace referencia a la relación entre la imagen producida por el objetivo y el objeto que se está fotografiando. La distancia focal del objetivo, la distancia de disparo y el tamaño de la película o el sensor son los responsables de la llamada profundidad de campo. La zona de enfoque denominada profundidad de campo es el área de distribución del espacio del objeto en un sistema óptico de imagen. Esta región se representa en el plano focal con una nitidez de enfoque aceptable. Puede leer más acerca del efecto que un ligero desenfoque tiene sobre la calidad de la imagen en el artículo "Evaluación objetiva de los objetivos" que aparece en Camera Lens News n.º 30, a partir de la página 24. Este artículo muestra la importancia del enfoque preciso si un fotógrafo desea producir ampliaciones de gran tamaño o requiere la calidad óptima por cualquier otro motivo, y no solo al usar valores elevados de diafragma.

¿Qué debo enfocar?

La pregunta de cuál debe ser el objeto principal del enfoque dependerá como es natural del gusto de cada fotógrafo. No obstante, no se espera que haya grandes diferencias de opiniones a la hora de elegir el punto de enfoque óptimo al reproducir una pintura o al fotografiar una cordillera que discurre hasta el infinito. Del mismo modo, en la fotografía de retratos tradicional, se continúa reservando el nivel de nitidez máximo para los ojos del modelo. Jugar con el enfoque nítido y el borroso sigue siendo uno de los aspectos creativos fundamentales de la fotografía. El hecho de que nuestro entorno sea tridimensional implica que la gente puede tener diferentes opiniones sobre lo que se debe representar con claridad y lo que debe aparecer borroso o impreciso; por ejemplo a la hora de buscar el enfoque correcto en un grupo de personas sentado alrededor de una mesa circular en condiciones de luz desfavorables. Comprobar la profundidad de campo con el botón de previsualización de la cámara es una técnica que puede resultar útil. También se pueden lograr buenos resultados mediante el uso del software de reconocimiento de caras en las cámaras modernas, que enfoca el objetivo en la persona más cercana, en particular si se usan cámaras compactas con sensores pequeños y distancias focales cortas. No obstante, este método se considera claramente inadecuado en la fotografía de minuciosa composición con cámaras SLR o cámaras telemétricas, en la que lo normal es un valor de diafragma elevado y una amplia distancia focal. En estas situaciones, el fotógrafo debe seguir eligiendo el marco de autoenfoque necesario o bien seleccionar un objeto con la función de enfoque manual. El fin del fotógrafo en este caso es crear una imagen potente y exclusiva. Cualquier pequeña desviación del plano focal podría menoscabar la calidad técnica de la imagen o incluso alterar completamente el impacto de la fotografía, ya sea de manera intencionada o no.

Ventajas de los sistemas AF

Los sistemas de autoenfoque se han desarrollado de manera importante desde que se introdujeron por primera vez en las cámaras de los ochenta. Los fabricantes han mejorado continuamente el rendimiento y la eficiencia de los sistemas en su uso cotidiano, y la combinación de un número cada vez mayor de puntos de AF en el cuerpo de la cámara con los motores de ultrasonido de los objetivos, ha permitido lograr un enfoque rápido y preciso en los sistemas AF de fase que se pueden encontrar en la actualidad en la mayoría de las cámaras SLR. En algunas aplicaciones, es precisamente la velocidad la que ofrece una ventaja clave frente a otros métodos de AF como el AF basado en el contraste (empleado en las cámaras digitales compactas) o el enfoque manual. Los sistemas AF de calidad generalmente pueden lograr resultados muy satisfactorios en cuanto a la nitidez de la imagen que alcanzan con teleobjetivos largos en situaciones complejas como fotografiar guepardos salvajes, sacar fotos de famosos entre un grupo de paparazzi o hacer tomas de los futbolistas en el campo.

¿Sigue teniendo cabida el enfoque manual?

En caso de un objeto que no se aleja de forma activa de la posición del fotógrafo o que se va a acercar al “trap focus” tras un preenfoque preciso, pueden lograrse mejores resultados con un enfoque manual preciso. Las capturas de paisajes cuidadosamente enmarcadas, las imágenes de edificios o detalles arquitectónicos y las tomas de bodegones minuciosamente preparados en el estudio de un fotógrafo normalmente no requieren el uso del enfoque automático. Del mismo modo, tanto los retratos espontáneos como las tomas para reportajes pueden lograr la misma precisión de enfoque de forma manual que con el uso de un sistema AF. Las macros de una mariposa sobre una flor que requieran poca profundidad de campo, y en las que un trípode puede ser una elección razonable, deben enfocarse siempre con precisión con métodos manuales. En estos casos, es raro que alguno de los puntos de AF de la cámara coincida exactamente con el punto focal elegido por el fotógrafo y, con mucha frecuencia, el punto de enfoque cubre una parte excesiva del objeto con una gran extensión de profundidad, lo que implica que ya no se puede emplear el mecanismo automático para lograr un enfoque preciso. Puede leer acerca del efecto que un ligero desenfoque tiene en la imagen en el artículo "Evaluación objetiva de los objetivos" que aparece en Camera Lens News n.º 30, a partir de la página 24. Este artículo muestra la importancia del enfoque preciso si un fotógrafo desea producir ampliaciones de gran tamaño o requiere la calidad óptima por cualquier otro motivo, y no solo al usar valores elevados de diafragma.

¿Eran mejores las cámaras y los objetivos de antes?

Cualquier persona que haya intentado enfocar manualmente con las cámaras SLR con AF modernas y con los correspondientes objetivos de AF habrá llegado rápidamente a la conclusión de que no es nada fácil. Los soportes helicoidales con pendiente pronunciada, un huelgo excesivo en los anillos de enfoque del objetivo, los visores de atenuación y las pantallas poco aptas de las cámaras dificultan la consecución de un enfoque de alta precisión. Por el contrario, resulta toda una revelación acoplar el objetivo adecuado a una de las buenas cámaras SLR de la era anterior a la introducción masiva de los sistemas de AF y descubrir su amplio y brillante visor, los prácticos elementos auxiliares de ajuste de la pantalla y la forma en que parece que un objeto cobra vida cuando se enfoca correctamente. Pocas de las cámaras actuales logran la calidad innata del visor de estos modelos analógicos que han entrado ya en los anales de la historia. No obstante, algunos de los mejores modelos de las cámaras digitales de gama media y alta, en particular las cámaras de marco completo, ofrecen algunas ventajas para el enfoque manual de alta precisión, en parte gracias al prisma de cristal del visor y a la amplificación del visor.

Objetivos fotográficos manuales

En la actualidad, casi todos los fabricantes ofrecen solo objetivos intercambiables AF y algunos sistemas, como el sistema EOS de Canon, nunca han incluido objetivos manuales (a excepción de unos pocos modelos especiales) La gama actual de objetivos SLR de Carl Zeiss incorpora parte de la experiencia que hemos adquirido de los objetivos de cine profesionales. Estos objetivos logran un nivel de precisión en el enfoque que es muy superior al de los objetivos AF convencionales, gracias a los amplios ángulos de giro (por ejemplo, casi 360 grados en el caso de Makro-Planar T* 2/100 del infinito al límite cercano de 0,44 m), a los numerosos ajustes disponibles en la unidad completamente metálica y al hecho de no tener que girar un motor de enfoque. Gracias a la afamada gama de soportes de objetivo que incluyen el ZF (soporte de bayoneta F de Nikon*), ZE (soporte de bayoneta EF de Canon*) y ZK (soporte de bayoneta K de Pentax), estos objetivos se pueden emplear directamente en las cámaras adecuadas con una alta funcionalidad y sin necesidad de un adaptador.

Cámaras AF con objetivos MF

Lograr capturas de alta calidad con cámaras de alta resolución implica respetar los estrictos límites de todos los parámetros que influyen, ya sea directa o indirectamente, en la calidad de la imagen. La idea de que “la cadena es tan fuerte como el eslabón más débil” se aplica de forma particularmente relevante a la fotografía y a la reproducción de las imágenes.

Otros tipos de pantalla

Si sustituimos la pantalla de enfoque por una variante que se haya optimizado para el enfoque manual, podemos lograr mejoras importantes. Este procedimiento se puede realizar en todos los modelos de cámara SLR, incluso si el fabricante indica lo contrario y no ofrece pantallas de enfoque intercambiables. Por ejemplo, Canon permite elegir entre EC-A (con anillo de microprisma) y EC-B (con telémetro de imagen partida) en los modelos a partir de la gama EOS-1. Por otro lado, la EOS 5D y la 5D MkII tienen la opción de la pantalla Ee-S, aunque esta no incluye ningún elemento auxiliar de enfoque y, por tanto, no ofrece diferencias significativas con respecto a la pantalla estándar. Tanto estos objetivos como los modelos más pequeños, como Canon EOS 50D y 40D, los modelos de Nikon hasta el D700 y DSLR de Pentax y Fuji, se pueden acoplar con excelentes pantallas de enfoque producidas por otros fabricantes que ofrecen variantes a la medida de cada modelo específico. Siguiendo las instrucciones del fabricante y, en algunos casos, utilizando la herramienta suministrada, los propietarios de la cámara pueden sustituir ellos mismos la pantalla sin muchos problemas, siempre que el proceso se realice con cuidado y en un entorno exento de polvo. La sustitución de las pantallas de enfoque está disponible en las siguientes empresas: 

www.focusingscreen.com

No obstante, uno de los problemas es que la pantalla y el espejo con frecuencia no se alinean a la perfección en muchas de las cámaras nuevas y una desviación mínima (de menos de entre 1/100 y 1/10 de milímetro) puede producir un error de enfoque visible (enfoque delantero o trasero). Siempre que el usuario continúe trabajando con el sistema AF de la cámara y la pantalla de enfoque por defecto, este error de espejo normalmente no será visible. No obstante, si la pantalla se sustituye por una variante que incluya elementos auxiliares de enfoque, la desviación se hará visible. Lo único que se puede hacer para hacer frente a este dilema es enviar la cámara al fabricante o al centro de servicio autorizado y pedirle que alinee la pantalla correctamente. En muchos modelos de cámaras, la alineación de la pantalla de enfoque implica insertar o retirar un número de capas finas de película.

Elementos electrónicos auxiliares de enfoque: rápidos pero no siempre perfectos

En la mayoría de las cámaras AF de Canon EOS, Nikon AF y Pentax, ya sean analógicas o digitales, la confirmación electrónica de enfoque sigue estando disponible si se usan nuestros objetivos ZE, ZF o ZK. La cámara confirma que el enfoque manual es correcto iluminando la luz de confirmación de enfoque o el punto AF activo. En muchos de los modelos de Nikon (por ejemplo, la serie D700 y D3), las dos flechas del visor, que indican la dirección de giro del anillo de enfoque al realizar un enfoque manual rápido, resultan también útiles. No obstante, estos elementos electrónicos auxiliares de enfoque solo son una forma relativamente imprecisa de lograr una alta precisión en el enfoque manual. La región que se muestra "enfocada" al girar el anillo de enfoque generalmente es muy amplia y también depende de la dirección desde la que el objeto se esté enfocando (es decir, de si viene del infinito o de la distancia de enfoque más cercana). Por tanto, recomendamos probar concienzudamente la cámara con un objetivo manual hasta que lleguemos a tener el "ojo fotográfico" para saber en qué situaciones se puede confiar en el indicador AF. En particular, al emplear objetivos rápidos, se recomienda realizar una serie de bracketing con un diafragma amplio y distancias de disparo cortas para lograr así los resultados óptimos. En ocasiones, es posible que no alcancemos los resultados previstos al realizar capturas con la ayuda de la función de confirmación de enfoque, pero afortunadamente algunos modelos de cámara actuales (por ejemplo, Nikon D300, D700, D3 y Canon EOS 5D MkII) han incorporado una opción de ajuste preciso de AF en el menú, que también tiene efecto sobre el indicador de enfoque durante el enfoque manual. Si el indicador AF da constantemente una respuesta incorrecta cuando se emplea cierto tipo de objetivo o incluso con todos los objetivos, generalmente se puede rectificar el error de enfoque con comprobaciones y ajustes meticulosos.

Modo Live View

Muchas de las últimas cámaras DSLR permiten ver una imagen en directo en la pantalla antes de realizar la toma. Normalmente se puede ampliar esta vista lo suficiente para lograr un enfoque de gran precisión. Como el espejo de la cámara tiene que estar cerrado en este modo, en función del sistema específico de la cámara, puede que la función AF no esté disponible o que haya que abatir el espejo hacia abajo y luego de nuevo hacia arriba para realizar el enfoque. Otra opción es la engorrosa función de autoenfoque basado en contraste que se emplea en las cámaras compactas. Con la cámara montada en un trípode y el aumento de la vista en Live View, el objetivo MF de alta precisión permite enfocar de forma precisa. Además, Live View normalmente ofrece una imagen clara y nítida, incluso en caso de condiciones lumínicas desfavorables. Las tolerancias de alineación en la pantalla de enfoque, el espejo o todo el sistema AF de la cámara ya no suponen un problema si se emplea Live View para el enfoque manual. Al menos las cámaras que capturan la imagen de visualización previa directamente con el sensor de imagen permiten ver el enfoque exacto que aparecerá en la toma.

Desplazamiento del foco

Aunque contemos con una pantalla de enfoque perfectamente alineada con elementos auxiliares de enfoque, con el enfoque automático bien ajustado o alineado a través el menú de la cámara y con la función Live View, es imposible garantizar siempre el enfoque correcto antes del disparo. La aberración esférica de los objetivos provoca los denominados desplazamientos del foco. Este término hace referencia al desplazamiento de la posición óptima del foco al cambiar el diafragma. Este efecto resulta particularmente visible en los objetivos rápidos de focal fija. Puede encontrar una descripción más detallada del desplazamiento del foco en el artículo "Evaluación objetiva de los objetivos" que aparece en Camera Lens News n.º 30, a partir de la página 24.

Para tener en cuenta el efecto que tiene el desplazamiento de foco sobre el enfoque preciso, el usuario debe, en la medida de lo posible, realizar el enfoque con el diafragma que se empleará en la toma. No obstante, siguen existiendo algunas limitaciones que deben tenerse en cuenta: los sistemas AF en los modelos de cámara actuales no tienen en cuenta la desviación del foco en el objetivo. Esto implica que la fiabilidad del indicador AF varía en función del tipo de objetivo, de los números de diafragma y de las distancias de disparo.

La estructura superficial hace que las pantallas de enfoque de los objetivos rápidos no puedan factorizar todos los rayos entrantes. Esto se refleja en el hecho de que, en función del diseño, el brillo de la pantalla de enfoque ya no cambia con los objetivos más rápidos que 1:2.8. Esto implica que, cuando se usan objetivos muy rápidos, el cambio en la posición de enfoque óptima ya no se puede evaluar en la pantalla de enfoque con grandes diafragmas.

También existe una "traba" cuando se emplea la función Live View. Se trata del hecho de que muchos de los modelos de cámara actuales (por ejemplo Nikon D700 y Canon EOS 5D MkII) controlan automáticamente la apertura en el modo Live View basándose en un conjunto de valores de ISO y en la luz ambiental para garantizar que la imagen en la pantalla se muestre de manera consistente con el brillo y los valores de contraste correctos. Esto impide cerrar con el botón de vista previa la apertura hasta el ajuste fijo deseado. La evaluación correcta de la profundidad de campo y de la posición de foco tampoco se pueden llevar a cabo en este método, ya que la apertura solo se puede cerrar hasta el ajuste deseado una vez que se ha realizado la toma.

Conclusión

Si su objetivo es realizar fotografías con grandes diafragmas y un enfoque extremadamente preciso, los objetivos manuales de alta precisión pueden facilitarle el trabajo. Las pantallas de enfoque mejoradas, la correcta alineación del sistema AF y el empleo del modo Live View ayudan a aumentar la precisión del enfoque. Aunque no se puede pasar por alto la influencia de la desviación del foco, se pueden lograr mejores resultados reproducibles si se actúa con cuidado. En las situaciones en las que la precisión del enfoque resulte vital, también se aconseja realizar secuencias de bracketing graduadas con precisión.

* Canon es una marca o una marca registrada de Canon Inc. y/u otros miembros del grupo Canon. Nikon es una marca registrada de la corporación Nikon.


Contacto ZEISS

Póngase en contacto con nosotros.

Teaser - Contact

¿Tienes alguna pregunta?

Ponte en contacto con nosotros, esperamos tu mensaje.

Contacto
Teaser - Dealer Search

Búsqueda de distribuidor

Introduce tu dirección para encontrar a un distribuidor cercano:

Teaser - Dealer Search

Únete a nuestra comunidad.

Podrás encontrar nuestra comunidad en los portales indicados arriba.

Teaser - Events
Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más