Desarrollo de lentes oftálmicas 2000-2020

La tecnología freeform lo hace todo más flexible, más personalizado y más moderno

Durante los últimos veinte años, no solo se ha producido un cambio significativo en las técnicas de refracción, los métodos de producción y los diseños ópticos, sino también en las prestaciones exigidas por los usuarios de gafas. Actualmente, la flexibilidad, la individualidad y la adaptabilidad de las lentes para gafas son mayores que nunca. La tecnología y las necesidades personales, la comodidad visual y las preferencias, las tendencias y la digitalización impulsan el desarrollo de productos.

Hagamos un breve repaso a los hitos de las dos últimas décadas tomando como ejemplo el diseño y la fabricación de lentes de ZEISS. Las innovaciones han sido constantes durante la última década. En la actualidad, la industria del cuidado de la visión se enfrenta a nuevos hitos de desarrollo. La pregunta es: ¿qué nos deparara el progreso en el futuro?

Exploración del potencial de la tecnología freeform

La tecnología freeform se utiliza para el mecanizado preciso, flexible y personalizado de superficies ópticas en la producción de gafas desde el año 2000. Se han incorporado nuevos parámetros y se ha mejorado notablemente la tolerancia del usuario. Tanto las posibilidades ofrecidas por las innovaciones tecnológicas como los dictados de la moda desempeñan un papel fundamental. En Gradal Short I, la zona de progresión se redujo un 20 % en comparación con Gradal Individual, y un 40 % en comparación con las lentes progresivas tradicionales. Se trataba de la solución óptima para las monturas pequeñas con alturas de montaje de solo 16 milímetros que estaban de moda por aquel entonces.

Fabricación

Datos precisos para una graduación precisa de las lentes

Sin embargo, la revolución en la tecnología de refracción goza aún de mayor importancia si consideramos que se adapta al perfil personal y a los ojos del usuario. Para garantizar la precisión del proceso, se utilizan incrementos de medición de 0,25 dioptrías en la refracción subjetiva. La experiencia del profesional en salud ocular y el estado de ánimo del paciente ese día determinan el valor en el que se inicia el proceso de refracción. Este problema se ha solucionado combinando la refracción subjetiva y el método de medición objetiva. En concreto, i.Profiler proporciona un gran número de parámetros en la medición del ojo. Esta tecnología de frente de onda mide hasta 1500 puntos de medición por ojo. La adaptación de la lente a las aberraciones de un orden más elevado y la realización de la medición con diferentes anchos de pupila para simular la visión crepuscular y nocturna da lugar a lentes considerablemente más complejas, pero ópticamente optimizadas, que ofrecen una mayor tolerancia y una gran personalización. La introducción de la simetría horizontal en 1983 y de las lentes progresivas individualizadas en el año 2000 supusieron importantes hitos en el desarrollo de las lentes para gafas.

Calidad y diversidad de los materiales

Realmente, Carl Zeiss y Ernst Abbe no pudieron perfeccionar sus revolucionarios instrumentos ópticos hasta que Otto Schott desarrolló sus nuevos tipos de cristal óptico con propiedades que podían manipularse. Este logro pionero también marcó la industria de las gafas. Se podría escribir un libro dedicado únicamente al papel clave que desempeñaron los nuevos plásticos con sus propiedades mejoradas. El rotundo éxito de las lentes fotocromáticas y la implementación de plásticos con un índice de refracción de 1,74 constituyen excelentes ejemplos de ello.

Hace años, el cristal solía considerarse una alternativa asequible y únicamente una minoría de usuarios lo valoraba por sus propiedades ópticas superiores y su durabilidad. Ahora, dado que todas las lentes progresivas también pueden fabricarse con tecnología freeform, los usuarios más exigentes aprecian especialmente la combinación de las ventajas del material con las posibilidades de personalización. Los nuevos materiales también contribuyen a la salud ocular: desde 2018, todas las lentes transparentes de ZEISS ofrecen un nivel de protección UV de hasta 400 nm como el de las gafas de sol, lo que reduce el riesgo de sufrir cataratas, que es la enfermedad de la vista a largo plazo más habitual.

Lentes perfectas para la moda, el estilo de vida y el trabajo

La refracción objetiva y los nuevos diseños de lentes progresivas permitieron perfeccionar la adaptación de las lentes al ojo humano y a la vista. El siguiente paso consistió en mejorar la interacción entre la montura y el ojo. En un sentido estricto, se trata de un viejo problema que inicialmente se resolvió en 1933 con las monturas Perivist de ZEISS, las cuales permitían un ajuste antideslizante de las gafas y la adaptación de la montura a la anatomía humana.

En 2006, ZEISS ofreció por primera vez longitudes de progresión flexibles. Ahora era posible modificar la longitud de pasillo en incrementos libres de décimas de milímetro. Hasta entonces, la longitud de progresión se basaba en la selección entre algunas opciones y el tamaño de la montura; ahora la lente progresiva podía adaptarse de forma continua y precisa a todos los tamaños de montura estándar.

Durante los siguientes años, apareció una gran variedad de opciones para seleccionar gafas progresivas compatibles con el estilo de vida y la profesión del usuario. Los diseños especiales para trabajar con ordenadores y en oficina, como ZEISS OfficeLens, abordaron los nuevos retos a los que se enfrenta ojo humano. Desde 2012, se han podido medir con precisión centimétrica las preferencias del usuario en cuanto a las distancias de visión para trabajar con una pantalla de ordenador, en la oficina y en rangos intermedios e incorporarlas al diseño de las lentes.

Dicho avance no solo resulta interesante desde el punto de vista oftálmico o de la perspectiva del diseño. El aspecto sanitario está cobrando cada vez más importancia. Contar con una visión relajada y sin fatiga resulta imprescindible en nuestro mundo moderno. Cuanto más se preocupen los consumidores por su salud (sobre todo en las condiciones laborales actuales), más se debe centrar la labor de desarrollo en los requisitos relevantes para la salud que deben cumplir las lentes líderes de precisión. Por tanto, el valor añadido ofrecido por una lente progresiva viene determinado también por factores que no se tenían en cuenta en los diseños tradicionales.

Tratamientos que aportan durabilidad y estilo

Un tratamiento de alta tecnología resulta imprescindible en las lentes modernas. Una vez más, aquí también se necesitan las tecnologías punteras. En el caso de los tratamientos, una mayor funcionalidad implica resistencia a los arañazos, claridad y facilidad de limpieza. Estos son actualmente los requisitos estándar que deben cumplir los tratamientos modernos, los cuales están compuestos por hasta diez finas capas de óxidos metálicos depositados al vacío.

La técnica de aplicación de tratamientos antirreflectantes se ha mantenido sin apenas cambios desde que se utilizó por primera vez en 1935 para binoculares y, a partir de 1959, para las lentes de gafas. Sin embargo, las características que garantizan, sobre todo, una mayor comodidad visual y la durabilidad del producto son nuevas. Los tratamientos de laca, 50 veces más finos que un cabello humano y con varias capas cerámicas de grosor nanométrico, suponen uno de los mayores retos para la industria moderna. Dominar la diversidad de materiales y, sobre todo, garantizar una calidad constante para las lentes freeform representan los principales desafíos de la ingeniería tecnológica, ya que cada lente tiene un grosor, una superficie, un tamaño y una forma diferentes.

La diversidad en la moda, la creciente concienciación sobre la salud y el estilo de vida se han convertido en motores de desarrollo tan importantes para los tratamientos como para las lentes. Los tratamientos tipo espejo y los colores reflectantes están concebidos para satisfacer las necesidades cosméticas.

Visión en el mundo digital

Los tratamientos diseñados para eliminar componentes de luz azul (que puede dañar los ojos) representan una respuesta a las necesidades sanitarias. Las pantallas de ordenador, los smartphones y los libros electrónicos forman parte esencial de nuestra vida diaria. Sin embargo, introducen estrés, riesgos para la salud y condiciones de visión no adecuadas para nuestros ojos. Adaptarse a diferentes distancias de lectura, sufrir dificultades con la letra pequeña, tener que cambiar frecuentemente entre un rango de visión y otro, el impacto de la iluminación no natural en nuestro ritmo de sueño y en los niveles hormonales... Al igual que otros fabricantes, ZEISS también está abordando dichos cambios con nuevos diseños de lentes pensados para el mundo digital.

A diferencia de lo que ocurría con algunas tecnologías anteriores, el usuario no puede elegir o rechazar la adaptación de las lentes progresivas en función de los retos especiales planteados por el uso intensivo de dispositivos digitales. A partir de los 35 años, el ojo humano ya no es capaz de compensar este estrés o únicamente puede hacerlo con gran esfuerzo. Las prestaciones diseñadas para el mundo digital se volverán tan habituales como los tratamientos o los pasillos de progresión personalizados.

¿Más opciones o nueva claridad?

Todos los principales fabricantes utilizan la tecnología freeform y han elaborado sus propias filosofías de diseño durante los últimos 20 o 25 años. La tecnología de producción puede ser similar, el número de materiales puede estar limitado, pero los diseños y las opciones disponibles para las lentes varían considerablemente.

Por ejemplo, actualmente todas las lentes progresivas de ZEISS ofrecen una mejor visión para nuestros ojos en el mundo digital. Los principios de diseño probados para transiciones lineales en todas las direcciones, los amplios pasillos y las progresiones precisas sientan la base de todas las lentes progresivas, ya que garantizan una gran tolerancia en todas las condiciones de uso.

Analizar las necesidades de los consumidores, la competencia y la oferta estándar del mercado nos lleva a preguntarnos: ¿qué tendencias marcarán el futuro? Lentes progresivas para zurdos, conductores, usuarios de teléfonos inteligentes, lectores habituales, daltónicos, oficinistas, jugadores de golf... las posibilidades son casi infinitas. La gran cantidad de tecnologías anunciadas también demuestra que las posibilidades de la tecnología freeform y el diseño de lentes digitales están lejos de su final. Pero, ¿ayudarán realmente al profesional de la salud ocular y al consumidor más tecnologías, más opciones y más funciones? ¿O resulta cada vez más difícil hacerse una idea global del catálogo de lentes progresivas? Y, por lo tanto, ¿les resulta cada vez más difícil a los profesionales de la salud ocular asesorar a sus pacientes y recomendarles de forma clara? ¿Les resulta casi imposible a los consumidores tomar una decisión sobre cuáles son las mejores lentes para sus necesidades? ¿Debería implementarse todo lo posible en el diseño de lentes progresivas simplemente porque es viable desde el punto de vista técnico?

ZEISS ha decidido estructurar todo el catálogo de lentes progresivas en función de la demanda y los requisitos reales. Las tecnologías y las prestaciones innovadoras se integran en el diseño de las lentes si ofrecen ventajas claras al usuario, si ayudan a los profesionales de la salud ocular en sus consultas y actividades de venta o si existe potencial en el mercado. El catálogo ZEISS SmartLife, que incluye todo tipo de lentes progresivas como última innovación, ofrece todas las opciones de personalización a los usuarios, pero de forma sencilla de entender, de explicar y de vender.

Independientemente de las políticas de innovación de cada fabricante, algunas tendencias básicas se mantendrán sin cambios y predominarán en el futuro: la personalización, la digitalización, la adaptación de los diseños de las lentes a la moda y la salud y la necesidad de ofrecer lentes progresivas a medida para los distintos estilos de vida y profesiones. También en ZEISS, estos factores de progreso definirán los diseños ópticos y los tratamientos funcionales durante el desarrollo de las lentes en los próximos años.

Más artículos de la historia de ZEISS Vision Care


Póngase en contacto con nosotros.

Contacto

Javier Bravo
Mobile: +34 606 411 053
javier .bravo @bravocomunicacion .com

Redes sociales

Encuéntrenos en