Los revestimientos protectores de las lentes deberían poder hacerlo todo

MEJOR VISIÓN entrevista a la Jefe de Producción de DuraVision® Platinum, el revestimiento más resistente de la historia de ZEISS.

Todos los días utilizamos nuestras gafas sin prestar demasiada atención ni a su función óptica ni a lo resistentes que tienen que ser para aguantar el trato que les damos. Y así es como tiene que ser. Ningún equipo óptico está tan expuesto a las mismas tensiones mecánicas e influencias medioambientales como los cristales de las gafas. Los desarrolladores de Carl ZEISS trabajan continuamente para mejorar los acabados y los revestimientos protectores de sus lentes. MEJOR VISIÓN charla con René Stanke, la Jefa de Producción de DuraVision® Platinum sobre los acabados modernos de los cristales para gafas.

MEJOR VISIÓN: Normalmente, durante el proceso de selección de unas gafas en la óptica, no solemos prestar demasiada atención al acabado de las lentes. Solemos confiar en la recomendación del óptico. Sin embargo, el acabado influye de manera clave en la vida de los cristales, su rendimiento visual y su facilidad de limpieza. ¿Qué deben tener en cuenta los usuarios durante la selección de un revestimiento protector?

René Stanke
René Stanke

René Stanke: Tiene razón. Los acabados de los cristales para gafas pueden marcar la diferencia. En la actualidad, la mayoría de los usuarios opta por los cristales orgánicos, pero el cristal orgánico no es tan robusto, duradero ni resistente a los arañazos como el cristal mineral. Por tanto, yo recomendaría un revestimiento duro para prolongar la vida de las lentes y hacer la superficie más resistente a las cargas mecánicas que producen arañazos y, por tanto, contribuyen al deterioro de la visión.

Un protector antirreflejos de alta calidad no solo mejora el aspecto de las lentes sino que además minimiza los reflejos molestos que se producen en las lentes por la noche, al conducir, o al leer con luz natural o artificial.

Además, unos cristales de calidad deberían repeler el polvo, la pelusa y la suciedad y deberían ser fáciles de limpiar. Con nuestro trabajo conjunto, los acabados modernos pueden contribuir a la producción de unas lentes robustas para un uso cotidiano. Aconsejamos a todos los usuarios de gafas que pregunten a su óptico sobre las ventajas específicas de un buen tratamiento protector para sus cristales.
 

BETTER VISION: Carl ZEISS acaba de lanzar un nuevo acabado para sus cristales minerales: DuraVision® Platinum. Usted participó en su desarrollo. ¿Por qué es tan especial el tratamiento DuraVision® Platinum? ¿Qué novedad presenta?

René Stanke: Basándonos en nuestros estudios del mercado, hemos perfeccionado toda nuestra gama de protectores para cristales de gafas ZEISS. Básicamente, estas son las cuatro propiedades principales de nuestros productos:

En primer lugar, hemos invertido mucho esfuerzo en mejorar la dureza de la superficie de la lente. Nos sentimos muy orgullosos de haber conseguido los primeros cristales orgánicos con protector antirreflejos que tienen la misma dureza o incluso mejor que un cristal mineral similar. Nuestras mediciones demuestran que con el tratamiento DuraVision® Platinum producimos un cristal tres veces más duro que sus antecesores.

En segundo lugar, hemos mejorado significativamente el rendimiento del protector antirreflejos. A pesar de este revestimiento, todos los cristales presentan lo que denominamos un reflejo residual, es decir, la luz que se refleja en la lente y que no la atraviesa para llegar hasta el ojo. Por tanto, la calidad del protector antirreflejos difiere en términos del nivel de reflejo residual. En comparación con las lentes anteriores, hemos conseguido reducir el reflejo residual en un 20%.

Naturalmente, queremos seguir manteniendo el excelente rendimiento de nuestros protectores anti-estáticos patentados ZEISS, que evitan que las lentes se ensucien con facilidad y repelen el polvo y la pelusa. Esta es la tercera característica de nuestro producto.
La cuarta es la extraordinaria facilidad de limpieza de nuestra lente, gracias a la resistencia de nuestro revestimiento al agua y al aceite.

Los cristales con el protector DuraVision® Platinum pueden limpiarse con los productos de limpieza de ZEISS o simplemente con agua templada; sacuda el exceso de agua y apenas necesitará secarlos con un paño de microfibra.
 

MEJOR VISIÓN: ¿Cómo consiguen probar estos avances, especialmente la mayor dureza de la lente?

René Stanke: Llevamos a cabo un intenso programa de pruebas de laboratorio. Por ejemplo, presionamos con una punta de diamante un tratamiento protector convencional y nuestro nuevo producto. Medimos la fuerza necesaria para romper el revestimiento. Esto nos permite determinar y comparar la dureza de cada revestimiento. En estas pruebas, DuraVision® Platinum alcanzó unos resultados 50% mejores que los protectores anteriores para cristales minerales ZEISS.

No obstante, para nosotros son más importantes las pruebas prácticas; los cristales tienen que soportar el uso cotidiano, no unas condiciones de laboratorio. Les suponemos una vida útil de dos a tres años, que simulamos en esta prueba para demostrar la resistencia al desgaste del nuevo revestimiento protector. Con una muestra de "suciedad estándar" (utilizada también en la industria de los aspiradores, por ejemplo), cubrimos un paño de limpiar gafas y "limpiamos" una lente con un protector convencional y otra con el nuevo tratamiento DuraVision® Platinum aproximadamente 600 veces con una presión determinada. Después, analizamos los resultados en detalle bajo el microscopio. El resultado: la lente con el tratamiento DuraVision® Platinum apenas sufrió ningún daño, mientras que la otra lente mostró arañazos claros.

MEJOR VISIÓN: Impresionante. Pero no deberíamos hacer algo así con nuestras gafas, ¿verdad?

René Stanke: No, por favor, no deben copiar nuestras pruebas. A pesar de la protección que ofrecen los revestimientos modernos, debería tratar sus gafas con el mayor cuidado. Con el tiempo, el elevado número de pequeños arañazos pueden dar a los cristales un aspecto opaco a mirar a través de ellos, dificultando la visión y reduciendo significativamente los beneficios del protector antirreflejos. No se deben limpiar los cristales de las gafas con prendas de ropa, pañuelos de papel o cosas similares. Recomendamos limpiarlas con agua templada o con el espray de limpieza de ZEISS y un paño de microfibra especial para la limpieza diaria de las gafas. De vez en cuando se pueden utilizar las toallitas húmedas para gafas de ZEISS, que no dañan el revestimiento protector. Otra recomendación: no deje sus gafas en el interior de un vehículo. El calor excesivo puede dañarlas. No lleve las gafas en la sauna y no las apoye sobre los cristales. De este modo aumentará la vida útil de sus gafas.

MEJOR VISIÓN: Por supuesto, sería una lástima que unas gafas adaptadas individualmente para el usuario no durasen el máximo posible.

René Stanke: Exacto. Desafortunadamente, en los cristales orgánicos no pueden eliminarse los arañazos, ni se puede aplicar un nuevo revestimiento a la lente. Esto significa que el daño es permanente y es necesario instalar un cristal nuevo para recuperar una visión adecuada.
 

MEJOR VISIÓN: ¿Qué le impresionó más personalmente durante el desarrollo de DuraVision® Platinum de ZEISS?

René Stanke: ¿El momento más especial para mí? Bueno, en realidad son dos. Primero, el hecho de haber creado un cristal orgánico con la misma dureza que uno mineral o más; y segundo, haber conseguido mejorar significativamente el rendimiento del protector antirreflejo.

 

Así es como se aplica el nuevo acabado DuraVision® Platinum a los cristales de precisión ZEISS:

  1. En primer lugar, se trabaja el material orgánico semiacabado para que adquiera las propiedades ópticas y de usabilidad necesarias para ofrecer al usuario la mejor experiencia visual posible. Después se procede al torneado y fresado de la lente. A continuación, se pule el cristal orgánico para darle máxima transparencia.
  2. Entonces se sumerge en un baño de lacado de gran dureza y se seca totalmente en una especie de horno. Esto confiere a la lente cierta dureza básica y el lacado proporciona una unión perfecta entre la lente básica y el protector antirreflejos.
  3. Entonces comienza el proceso de aplicación del tratamiento antirreflejos con la aplicación de capas individuales en un sistema de revestimiento por aspiración al vacío. En total se aplican al vapor ocho capas ultra delgadas. Se depositan óxidos metálicos y óxidos semi metálicos alternos sobre el revestimiento duro del cristal.
  4. Durante este proceso, iones de alta energía, es decir, partículas cargadas, se "disparan" hacia la lente siguiendo un método especial. Estos iones liberan su energía al golpear la superficie de la lente. Esta energía compacta las capas individuales aplicadas. De este modo aumenta la dureza total del revestimiento protector. En combinación con el lacado duro, este tratamiento personalizado confiere la dureza necesaria a la lente.
  5. También se aplica un tratamiento antiestático patentado por ZEISS y, por último, el tratamiento Clean Coat, que hace que la lente repela el agua y el aceite y, por tanto, sea más fácil de limpiar.
  6. Después de lacado, la lente permanece en el sistema de revestimiento durante aproximadamente tres cuartos de hora para la aplicación de las capas individuales al vapor. Pero esto es solo la primera cara de la lente. Después, se le da la vuelta y se repite el mismo proceso. Todo el proceso de aplicación del revestimiento debe llevarse a cabo en un lugar limpio y sin polvo. Si penetra la menor contaminación (una mota de polvo) en el cristal, este se desecha.
Mi perfil visual Defina ahora sus hábitos visuales personales y encuentre su solución de lentes individualizada.
Encuentre un óptico ZEISS cerca de usted

Artículos relacionados

Tratamiento para lentes: antideslumbrante, de alta resistencia al rayado tratamientos para facilitar la limpieza como CleanCoat, etc. ¿Qué tratamiento para lentes y diferencias de calidad existen? ¿Cuáles son los beneficios de los tratamientos para lentes?

Productos relacionados