¿Sabías cómo aprenden a andar los robots?

¿Sabías …

… cómo aprenden a andar los robots?


Al estudiar el movimiento, las series de imágenes tomadas en intervalos cortos resultan muy importantes. Así lo descubrió el pionero de la fotografía Eadweard Muybridge, quien en 1878 logró probar mediante fotografías realizadas en serie con velocidades de obturación muy altas que, mientras corre un caballo las cuatro patas permanecen simultáneamente en el aire durante una fracción de segundo. Esto le permitió ganar una apuesta en el año 1872 con el político y empresario Leland Stanford, quien fundó en 1891 la universidad del mismo nombre.

En la actualidad, los estudios del movimiento no se realizan solo en humanos y animales, sino también en robots que andan, por ejemplo, en la Universidad técnica de Darmstadt, Alemania. Un grupo de investigación interdisciplinar de científicos deportivos, ingenieros, físicos, biólogos e informáticos desea descubrir los últimos secretos de la forma de andar de los humanos e imitarla paso por paso. Por ejemplo, en el robot "JenaWalker" se investiga cómo implantar mecánicamente el movimiento típico de la articulación del pie en un paso humano.

Para poder compararla con la forma de caminar de los humanos, los científicos pegan marcadores en los puntos de la articulación. Estos reflejan un destello en forma de anillo, emitido por cámaras infrarrojas especiales. Las cámaras registran el destello reflejado e indican las coordenadas a un programa informático. En éste, los investigadores ordenan las coordenadas de cada articulación de la pierna para poder crear una imagen tridimensional del movimiento de la articulación.

Además, los científicos graban el desarrollo del movimiento con varias cámaras de alta velocidad. En las cámaras especiales con un máximo de 923 fotogramas por segundo se emplea un objetivo ZEISS: el Makro-Planar T* 2/50 ZF.2. El dispositivo de enfoque preciso permite enfocar la imagen a la perfección. Además, el potente objetivo permite, gracias a su amplia apertura del diafragma de f/2, captar imágenes de calidad con velocidades de obturación muy altas. En un robot pequeño de 15 a 20 centímetros, las cámaras deben acercarse mucho para realizar tomas con detalles. El objetivo, con un límite de macro de 24 centímetros garantiza imágenes naturales con perspectiva y con poca distorsión. De esta forma, los científicos pueden determinar con precisión en qué medida se asemeja la forma de caminar de los robots a la de los humanos.

10 de septiembre de 2013

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más