El ojo amétrope

El ojo amétrope

Aquí obtendrá más información sobre la estructura del ojo, los diferentes defectos visuales que existen y los cambios que experimenta la visión a partir de los 40 años de edad.

1. El ojo humano

Sección horizontal del ojo humano

El ojo humano

Sección horizontal del ojo humano

El ojo humano
El ojo emétrope

El ojo emétrope

2. Emetropía

Se dice que un ojo es emétrope cuando es capaz de reproducir nítidamente en la retina y sin acomodar un objeto situado en el infinito.
Es decir, el tamaño del globo ocular (aprox. 24 mm) y la potencia focal (Dojo = +59 dpt) del ojo relajado coinciden exactamente, encontrándose el punto de enfoque en visión lejana en el infinito.

Animaciones de la visión: Ojo con visión normal

Punto de enfoque en visión lejana R
El ojo puede adaptarse a las distintas distancias de trabajo cambiando la potencia focal del cristalino en función de sus necesidades. Esta facultad se denomina acomodación. Cuando el ojo está mirando en visión lejana, el cristalino se encuentra totalmente relajado. Es precisamente en ese momento cuando su potencia focal es mínima. Se dice que en ese momento el ojo está relajado o sin acomodación.
El punto de enfoque en visión lejana R es el punto más alejado del observador en el que un objeto es percibido nítidamente sin necesidad de acomodar.

Una lente oftálmica corrige totalmente una ametropía cuando su distancia focal imagen F’ coincide con el punto de enfoque en visión lejana R.

Descubrir más
Cerrar
El ojo amétrope

El ojo amétrope

3. Ametropía

Cuando la relación entre la potencia focal del ojo sin acomodar y el tamaño del globo ocular no están equilibradas, se dice que el ojo es amétrope. En ese caso el punto de enfoque en visión lejana no se encuentra en el infinito, sino delante del infinito o más allá (teóricamente se considera proyectado detrás del ojo).
A partir de estos datos distinguimos entre dos tipos básicos de ametropías: miopía e hipermetropía, los cuales pueden presentarse como ametropías esféricas o astigmáticas (astigmatismo).

Animaciones de la visión: Ojo con astigmatismo

Ametropía

Ojo con ametropía astigmática

Ametropía esférica
Cuando la potencia del ojo es igual en todos los meridianos, su foco es único y éste se sitúa delante o detrás de la retina, se denomina ametropía esférica.
Para corregir este defecto refractivo necesitamos una lente de potencia esférica.

Ametropía astigmática
La ametropía se considera astigmática cuando la potencia del ojo es diferente a lo largo de dos planos (meridianos principales), que son perpendiculares entre sí.
En este caso se forman dos focos que no son puntuales, sino lineales y pueden encontrarse ambos delante o detrás de la retina. También puede ocurrir que uno esté delante y el otro detrás de la retina. E incluso puede ocurrir que uno de los dos focos lineales esté exactamente en la retina.
Para corregir este defecto necesitamos una lente con potencia astigmática. De este modo el ojo y la lente forman juntos un sistema óptico cuyo foco único se encuentra en la retina.

Descubrir más
Cerrar
El ojo miope

Arriba: Ojo miope
Abajo: Ojo miope con lente correctora negativa

4. Miopía

Cuando el miope sin compensar mira al infinito, el foco imagen se sitúa delante de la retina, dando lugar a una reducción en la agudeza visual.
Con el fin de recuperar una visión lejana nítida, debemos compensar el exceso de potencia interponiendo una lente negativa de tal modo que el foco imagen del sistema lente-ojo se encuentre de nuevo en la retina. En el caso de una miopía sin compensar, el punto de enfoque en visión lejana R se encuentra relativamente próximo al ojo.



 

Animaciones de la visión: Ojo con miopía

Ametropía axial y de potencia

Si la potencia del ojo amétrope está dentro de los valores normales, pero en cambio la longitud del ojo no se ajusta a la longitud del ojo normal, hablamos de ametropía axial.
Sin embargo, cuando ocurre al revés, es decir, cuando la potencia no es normal aunque la longitud sí, se dice que es una ametropía de potencia.
No obstante, lo habitual es que se trate de ametropías mixtas en las que tanto la longitud como la potencia influyen en los resultados. Normalmente, durante la refracción, no es posible determinar el origen de cada ametropía, entre otras cosas porque es más importante concentrarse en la medida de la misma.

  Hipermetropía
Miopía
Ametropía axial ojo demasiado corto
ojo demasiado largo
Ametropía de potencia potencia demasiado baja
potencia demasiado alta
Descubrir más
Cerrar
El ojo hipermétrope

Arriba: Ojo hipermétrope
Abajo: Ojo hipermétrope con lente correctora positiva

5. Hipermetropía

Cuando el hipermétrope sin compensar mira al infinito, el foco imagen se encuentra detrás de la retina. Este ojo puede compensar su defecto refractivo acomodando, es decir, elevando la potencia del cristalino. Por lo tanto su agudeza visual puede ser buena, pero a costa de un esfuerzo permanente para compensar el defecto.
Para asegurar una visión lejana nítida también cuando el ojo se acomoda para mirar al infinito, debemos interponer una lente positiva de tal forma que el foco imagen del sistema lente-ojo se encuentre en la retina. En el caso de la hipermetropía, el punto de enfoque en visión lejana R se encuentra detrás de la retina.

Animaciones de la visión: Ojo con hipermetropía

Ametropía axial y de potencia

Si la potencia del ojo amétrope está dentro de los valores normales, pero en cambio la longitud del ojo no se ajusta a la longitud del ojo normal, hablamos de ametropía axial.
Sin embargo, cuando ocurre al revés, es decir, cuando la potencia no es normal aunque la longitud sí, se dice que es una ametropía de potencia.
No obstante, lo habitual es que se trate de ametropías mixtas en las que tanto la longitud como la potencia influyen en los resultados. Normalmente, durante la refracción, no es posible determinar el origen de cada ametropía, entre otras cosas porque es más importante concentrarse en la medida de la misma.

  Hipermetropía
Miopía
Ametropía axial ojo demasiado corto
ojo demasiado largo
Ametropía de potencia potencia demasiado baja
potencia demasiado alta
Descubrir más
Cerrar
Presbicia

Arriba: Ojo présbita al mirar de cerca
Abajo: Ojo présbita dotado de una lente positiva compensadora al mirar de cerca

6. Presbicia

Cuando queremos distinguir nítidamente objetos cercanos tenemos que aumentar la potencia del ojo comparada con la potencia requerida para la visión lejana. Esto se consigue mediante la acomodación, proceso en el cual se aumenta inconscientemente la curvatura de la cara anterior del cristalino.

Con el paso de los años va disminuyendo la elasticidad del cristalino y con ella la capacidad de acomodación. Este proceso, que aunque no lo percibamos, comienza en la época de la juventud, se hace notar a partir de los 40 años aproximadamente, momento en el que la capacidad de acomodación es menor que la distancia habitual de trabajo en visión próxima. El individuo présbita nota como cada vez que quiere leer el periódico tiene que extender un poquito más los brazos y separarse del texto hasta que encuentra su punto de enfoque.

Animaciones de la visión: Visión a partir de los 40

Presbicia con lente correctora

Para poder enfocar de nuevo en rangos cercanos, esta carencia de acomodación del ojo présbita se debe compensar con una lente oftálmica. Para ello se utiliza siempre una lente positiva. Como norma general diremos que la lente necesaria para que un présbita pueda trabajar en visión cercana tiene una potencia más positiva que la necesaria para trabajar en visión lejana.

En rigor, no podemos calificar a la presbicia como una ametropía, sino como una consecuencia del desarrollo fisiológico normal que tiene lugar en cualquier ojo. La presbicia aumenta en función de la edad.

Descubrir más
Cerrar
Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más