Por qué merece la pena tener un segundo par de gafas

En muchas situaciones, un segundo par de gafas puede ser el mejor accesorio que pueda tener.

No es un lujo, es algo muy inteligente: tener un segundo par de gafas no sólo tiene sentido si quiere cambiar de look o quiere mantener la seguridad cuando ha olvidado o perdido su par de gafas principal. Para todos aquellos que tengan presbicia o usen lentes de contacto o para aquellos que trabajen delante de un ordenador o incluso como protección solar o para hacer deporte, el segundo par de gafas será con frecuencia lo único que les proporcionará una visión perfecta y relajada.

Por qué merece la pena tener un segundo par de gafas

No todo el mundo tiene un segundo par de gafas, aunque todo el que lleva gafas debería pensar en tener uno, y no sólo porque está de moda y puede ayudarle a cambiar de look. Podrá echar mano rápidamente del segundo par de gafas cuando no pueda encontrar el otro par. Un segundo par de gafas puede salvar vidas en caso de emergencia, especialmente en casos de visión muy deficiente. Cuando personas con visión deficiente pierden o rompen su par de gafas principal, les resulta muy difícil manejarse y se sienten indefensos. Y eso no es todo: en muchas situaciones y lugares, tener el par de gafas de repuesto correcto garantiza una visión especialmente buena, adaptada a las condiciones existentes.

El segundo par de gafas es algo imprescindible para los usuarios de lentes de contacto

Los usuarios de lentes de contacto deben plantearse la compra de un segundo par de gafas de alta calidad. Es algo que resulta especialmente útil durante los viajes o en vacaciones. Resulta muy fácil perder una lente de contacto. Así que, las personas que dependan de las lentes de contacto para poder ver, sólo disfrutarán de la mitad de sus vacaciones. Sobre todo porque, cuando se sale de vacaciones al extranjero, no resulta nada fácil encontrar un par de repuesto.

Los usuarios de lentes de contacto también suelen utilizar las gafas por la noche en sus casas para relajarse. Compruébelo usted mismo.

Un segundo par de gafas como apoyo de las lentes progresivas para las personas con presbicia

A los usuarios de lentes progresivas les suele resultar útil utilizar las gafas de lectura como segundo par de gafas; gracias a su amplio campo de visión específico para el rango de cerca, garantizan una lectura relajante.

Quizás no todo el mundo sepa que un par de gafas de repuesto también puede ayudarle a concentrarse en el trabajo, ya que consiguen una visión más relajada. Y esto es posible gracias a la M.I.D. La abreviatura corresponde a Distancia Intermedia Máxima y se trata de una nueva tecnología desarrollada por Carl Zeiss Vision para determinar la distancia focal máxima para satisfacer las necesidades específicas de los usuarios. Permite ajustar las lentes graduadas de ZEISS a la agudeza visual y al rango de visión requeridos en el entorno de trabajo individual de cada usuario. El resultado: lentes graduadas con un campo de visión muy amplio para distancias cercanas e intermedias (desde uno hasta cuatro metros) para conseguir una visión óptima. Eso le permite ver y trabajar de manera óptima justo en el rango de visión que su trabajo le exige.

Gafas de sol de gran calidad: un segundo par de gafas para protegerse del sol

Las gafas de sol son un tipo de gafas en el que es especialmente importante tener un par de repuesto. Se trata de mucho más que un simple accesorio elegante, ya que protegen sus ojos de los dañinos rayos ultravioleta. Las lentes de sol de precisión de ZEISS están disponibles para todo tipo de prescripción, en varios tintes, grados de polarización y colores, personalizadas para sus necesidades individuales. Unas buenas lentes graduadas absorben al menos el 99 por ciento de la radiación. Además, los filtros de polarización bloquean la luz reflejada, como la que aparece sobre la superficie del agua.

Mejor visión en movimiento: un segundo par de gafas para protegerse del sol

Las gafas para actividades deportivas tienen que ser fuertes, resistentes a golpes, ligeras y cómodas. Dependiendo del tipo de deporte, pueden equiparse con toda una variedad de características especiales adicionales, como tints, filtros de polarización o lentes curvadas.

Sin embargo, no existe un tipo universal de gafas para actividades deportivas. Existen gafas óptimas y lentes graduadas apropiadas para casi todos los deportes. Diga a su óptico optometrista qué deporte realiza y describa exactamente cómo quiere que sean sus gafas para actividades deportivas.

Es algo que se cumple en todas las situaciones: aquellos que tienen a mano un segundo par de gafas, están más seguros. Asegúrese de que sus gafas de repuesto estén ajustadas para la misma agudeza visual que sus gafas principales.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más