Back To Top

Carl Zeiss Partner cerca de ti

Categoría

Por qué las gafas de sol son tan importantes en invierno

El deslumbramiento que producen el hielo y la nieve hace que las gafas de sol sean un accesorio indispensable durante los meses fríos del año

Gorro, guantes, bufanda: cuando pensamos en el invierno, nos vienen estos accesorios esenciales a la mente. Son pocos los que piensan en añadir las gafas de sol a esta lista. Las gafas de sol son más bien un accesorio de verano ¿no? Pues no, todo lo contrario. Es al menos igual de importante proteger nuestros ojos en invierno como durante los meses calurosos del año. Sobre todo entre los meses de noviembre y marzo, cuando la radiación ultravioleta, dañina para nuestros ojos, es especialmente agresiva.

Por qué las gafas de sol son tan importantes en invierno

Gorro, guantes, bufanda: cuando pensamos en el invierno, nos vienen estos accesorios esenciales a la mente. Son pocos los que piensan en añadir las gafas de sol a esta lista.

En verano, las gafas de sol son parte esencial de nuestra indumentaria. No sólo por su atractivo, sino porque protegen nuestros ojos de la luz brillante. Sin embargo, muchas personas desconocen que la radiación ultravioleta es mucho más peligrosa en invierno que en verano. En verano, el entorno verde refleja tan sólo un 6% de la luz, aproximadamente. En el caso de la nieve, sin embargo, la reflexión se acerca al 95%. Sólo gafas de sol con lentes de alta calidad ofrecen una protección efectiva contra inflamaciones oculares o daños más serios. Esto se debe a que la luz solar contiene niveles elevados de energía ultravioleta que pueden dañar la retina. Por esta razón, el dinero que hay que gastarse en gafas de sol de alta calidad son una sabia inversión.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de comprar unas gafas de sol:

  • El símbolo CE es importante. Este símbolo garantiza que el producto proporciona al menos un nivel mínimo de protección. Una directiva europea especifica que éste debe ser de al menos 380 nm. A este nivel, sin embargo, el 78% de la radiación sigue siendo absorbido por el ojo.
  • Por este motivo, las gafas de sol deberían ofrecer, idealmente, un rango de protección ultravioleta superior a 380 nm. Sólo las lentes con este nivel de protección son capaces de bloquear las dañinas ondas ultravioleta.
  • Las gafas de sol deben ser suficientemente grandes y adaptarse al tamaño y al contorno de la cara. Esta es la única forma de evitar que entre luz en los ojos desde el lateral o la parte superior de las gafas.
  • El factor de absorción juega un papel especialmente importante, debiendo ser suficientemente alto. El grado de oscuridad de las lentes graduadas depende del ámbito de aplicación de las gafas, los lugares en los que va a llevarlas o del tipo de deporte que va a practicar, junto con otros muchos factores. Un óptico optometrista puede aconsejarle a este respecto.
  • Lo mejor es comprar las gafas de sol en una óptica. Muestras tomadas al azar demuestran que las gafas vendidas en la calle presentan falsas características de calidad que pueden ser nocivas para la salud.

Elegir el color correcto

La elección del color correcto también es importante a la hora de comprar unas gafas de sol. Las lentes están clasificadas en clases o categorías de protección. Las lentes amarillas, verdes o azules no son recomendables para su uso en invierno, pues ofrecen una clase de protección de tan sólo 0, 1 o 2, o pertenecen a la categoría S0, S1 o S2. Las lentes grises o marrones son más recomendables para el invierno, pero deben pertenecer a la clase de protección 3 o a la categoría S3. Estas lentes ofrecen suficiente protección incluso en la montaña, en entornos nevados. Las lentes de la clase de protección 4 o la categoría S4 están indicadas para ojos extremadamente sensibles. Sin embargo, las lentes graduadas de esta categoría sólo son necesarias donde los niveles de radiación ultravioleta son extremos y no para conducir, por ejemplo.

Cuidado con la luz azul

Unas buenas gafas deben ofrecer un nivel adecuado de protección contra la luz azul, pues ésta puede dañar la mácula, el punto del ojo donde la visión presenta la máxima nitidez. Si tiene ya unas gafas de sol, pero no está seguro de la cantidad de luz azul que pueden bloquear, puede consultar a un óptico optometrista para que las someta a una prueba.

Un consejo para los deportes de invierno: si lleva gafas, necesitará tener gafas de esquí confeccionadas de acuerdo con su prescripción individual o comprar unas que sean lo suficientemente grandes para que pueda llevar sus gafas propias debajo. Algunos modelos presentan moldes de espuma idóneos para usuarios de gafas y disponen de suficiente espacio en el lateral para acomodar la montura. Este tipo de gafas de esquí se adapta bien y no ejerce presión sobre las gafas que se llevan debajo. Las gafas de esquí deben estar cerradas por los laterales para ofrecer protección contra corrientes de aire.

Image: © Alexander Rochau - Fotolia.com

Artículos relacionados

Lentes fotosensibles: visión cómoda y relajada para todos
Gafas para deportes acuáticos
Llamativas gafas de sol con protección profesional para sus ojos
Ver el mundo a todo color
Lentes fotosensibles para una visión más cómoda, flexible y protegida.
 

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más

OK