Más luz para su visión

Máxima precisión para la seguridad vial.

Los periodos de transición de otoño e invierno son especialmente duros para nuestros ojos: el sol está muy bajo al amanecer y al atardecer. Oscurece antes y la puesta de sol se prolonga, lo que, al igual que la niebla, obstaculiza la visión, especialmente al conducir. Unas segundas gafas especifíca pueden mejorar su visión en estas situaciones desafiantes.

Más luz para su visión

Al conducir, estos reflejos provienen generalmente de las luces de los coches que se les acercan durante el atardecer o por la noche.

Una situación típica: usted está conduciendo de camino a casa después de un día de trabajo muy estresante. El sol se está poniendo hacia el  horizonte, usted se deslumbra mientras se enfrenta al tráfico. Las luces de los coches que vienen en dirección opuesta también le irritan. Puede distinguir los coches del carril contrario, pero cuando ya es demasiado tarde. Sus ojos están sobrecargados. Sabe que estas situaciones vulneran su seguridad y la de otros conductores en la carretera.

Gafas para conducir

Si quiere llegar a casa sano y salvo, visite a su óptico optometrista. Él le recomendará un par de gafas especiales para conducir , que sepan responder  a las exigencias visuales extremas que conllevan la puesta de sol, los cambios de luz y los reflejos.

Sus gafas para conducir deben estar graduadas según su prescripción y protegerle óptimamente contra la radiación ltravioleta y los deslumbramientos. De esta forma es como se evitan los reflejos y deslumbramientos. Las lentes graduadas que cuentan con un tratamiento antirreflejante excelente, así como las lentes polarizadas y de color  se encargan de ello.

¿Qué hace un tratamiento antirreflejante?

Las lentes graduadas lentes graduadas sin tratamiento pueden actuar como un espejo que genera reflejos de luz claramente visibles y que acaban  obstaculando su  visión. Al conducir, estos reflejos provienen generalmente de las luces del los coches , sobretodo durante el atardecer o por la noche. Las lentes graduadas con tratamiento antirreflejante reducen los molestos reflejos y ofrecen una visión transparente y clara, una percepción inalterada y una disminución de los deslumbramientos del conductor. Existen tres niveles de tratamiento antirreflejante: "simple," "medio" y "superior." Para conducir al amanecer, al atardecer o por la noche, los expertos recomiendan las lentes graduadas con tratamiento de nivel superior.

¿Cómo nos ayudan las lentes graduadas polarizadas?

Muy sencillo: las lentes graduadas polarizadas  pueden filtrar los reflejos de luz, sobre todo de las superficies mojadas o de las carreteras húmedas. Notará los beneficios en el momento que pruebe estas lentes: su visión será considerablemente más clara. Gracias al color especial de estas lentes, su visión será más rica en contrastes y percibirá los colores con más vida. Podrá ver los coches que se les acercan de manera más clara y rápida, por ejemplo en carreteras mojadas y cuando el otro conductor lleva encendidas las luces largas.

La protección contra la radiación ultravioleta y los colores

La protección contra la radiación ultravioleta también es relevante en el caso de las gafas para conducir. Proporciona protección contra la radiación ultravioleta de onda corta que puede dañar la vista irreversiblemente. Al comprar un par de gafas de sol, asegúrese de que cuentan con el símbolo CE como marca de calidad. Los tintes marrones o grises son los más apropiados para conducir, ya que permiten a los conductores distinguir las luces de los semáforos, las luces de freno u otras señales luminosas de la forma más efectiva y rápida posible.

Por cierto: las lentes graduadas de color con tinte degradado pueden ser especialmente agradables para conducir. El borde inferior de estas gafas es más claro, por lo que facilita el reconocimiento de las indicaciones y la información del cuentakilometros.

Le proponemos algunos consejos a tener en cuenta a la hora de comprar unas gafas para conducir:

Todos somos diferentes. Por tanto, sus ojos, la distancia entre ellos y las características de su visión también son diferentes. Esto se aplica igualmente a la forma de ver durante la conducción. Algunas personas alzan la cabeza para ver lo que está pasando a su alrededor, mientras que otros mueven los ojos. Todo esto juega un papel importante en la configuración de sus gafas, por lo que debe tenerse en cuenta. Las lentes oftálmicas de precisión individualizadas pueden aumentar considerablemente su zona de conmodidad  visual y relajar su vista.

Con la edad, las personas nos hacemos más sensibles a los reflejos. La imagén y contraste  visual se deteriora y el riesgo para la seguridad aumenta. Nuestro consejo: acuda regularmente a una prueba de agudeza visual, al menos con la misma frecuencia con la que lleva su coche a reconocimiento, preferiblemente cada dos años.

Su óptico optometrista le recomendará también una montura adecuada para sus gafas para conducir. Lo mejor es una montura delgada con varillas finas  y altas, de forma que su campo de visión no se vea obstaculizado mientras conduce. Las monturas muy pequeñas con lentes pequeñas suelen resultar inadecuadas para conducir.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más