La historia de las gafas

La primera ayuda para la visión se inventó hace unos 700 años.

Hoy lo damos por hecho: si nuestra visión se deteriora, vamos al óptico optometrista o al oftalmólogo a por unas gafas. Pero esto no ha sido siempre así. Las primeras ayudas para mejorar la visión no se inventaron hasta el siglo trece. 

La historia de las gafas

La maya, egipcia, china y griega fueron culturas avanzadas que consiguieron logros increíbles hace miles de años. Pero cuando se trataba de mejorar la visión, hasta los mayores eruditos tuvieron que darse por vencidos. En tiempos pasados, al igual que ahora, era normal que la visión se deteriorara con la edad.

 

El gran orador romano Cicerón se quejaba de lo molesto que era tener a los esclavos leyéndole los textos. El emperador Nerón miraba a través de una esmeralda para poder ver sus queridas batallas entre gladiadores. El filósofo griego Ptolomeo (alrededor del 150 A.C.) estaba familiarizado con las primeras leyes de la refracción de la luz, pero no fue hasta cerca de 1000 años más tarde cuando el matemático y astrónomo árabe Alhacén descubrió la ley de la refracción, fundamento de una buena visión.

Monjes cristianos desarrollaron las primeras ayudas para la visión

Finalmente, en el siglo trece, fueron monjes italianos los que fabricaron las primeras lentes esmeriladas semielaboradas. Estas lentes funcionaban como lupas. Para fabricar las lentes, los monjes usaban un tipo de cuarzo llamado berilo. Pocos años más tarde, en 1267, Roger Bacon, un fraile franciscano de Oxford probó de forma científica que la letra pequeña se podía aumentar con lentes que estaban esmeriladas de una forma determinada. 

Murano: la cuna de las gafas

Las fábricas de vidrio de Murano, en Venecia, que a día de hoy siguen gozando de fama mundial, pueden reivindicar con pleno derecho el ser la cuna de las gafas. En el siglo trece las fábricas de vidrio de Murano fueron las únicas capaces de producir vidrio dúctil, imprescindible para poder hacer gafas. Las primeras especificaciones de calidad se definieron poco tiempo después. Estas gafas, llamadas ayudas para la visión, tenían una lente esmerilada convexa. La lente tenía una montura de hierro, concha o madera. En aquella época había un solo modelo de gafas. Las primeras gafas posibilitaban la lectura a los hipermétropes. 

Las gafas como símbolo de prestigio social

Las gafas como símbolo de prestigio social Unos 200 años más tarde se produjeron las primeras gafas parecidas a las actuales, cuando las gafas remachadas fueron sustituidas por gafas con montura. Ahora la montura estaba compuesta por una sola unidad. Evidentemente, sólo los ricos se podían permitir unas gafas hechas con una montura de hierro o bronce. 

En España, las gafas grandes eran consideradas un símbolo de prestigio. Asimismo, se inventaron los puentes de cuero para mejorar la comodidad de uso. El mayor problema de estas primeras gafas eran las monturas. Resbalaban constantemente y, en muchos casos, eran tan pesadas que eran incómodas de llevar.

En el siglo dieciocho aparecieron en el mercado las gafas con la denominada montura Núremberg. Aunque recibieron el desfavorecedor apodo "estrujanarices", ofrecían una comodidad de uso sin precedentes y fueron muy populares. A finales del siglo dieciocho se pusieron de moda los monóculos. Estos empezaron a ser usados por la aristocracia y la élite, especialmente en Alemania e Inglaterra. Los franceses preferían las "pince-nez", en España conocidas como "quevedos". Eran unas gafas con dos lentes, sin patillas, que se aguantaban con la nariz y la musculatura de alrededor del ojo. La versión francesa tenía la ventaja de que se podía quitar y guardar rápidamente, porque los galos odiaban ser vistos en público llevando sus "quevedos".

Las gafas hoy en día

A principios del siglo veinte, las gafas adoptaron por fin su apariencia y diseño anatómico actuales. Hoy en día, las gafas se pueden encontrar en prácticamente cualesquiera formas y materiales; las posibilidades son casi ilimitadas. Las gafas, actualmente, son la ayuda para la visión más importante a nivel mundial, al tiempo que se han convertido en un accesorio de moda muy popular.

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más