¿Sabías cómo ...

... restaura objetos arqueológicos el Hermitage?

Habitualmente equiparado con el Louvre y el Prado, el Hermitage es uno de los museos de arte más conocidos del mundo. Tan solo su colección arqueológica está integrada por 2,7 millones de objetos. Pero antes de exponerla, experimentados restauradores la analizan y trabajan en ella.

Los especialistas se topan ante diversos retos: a menudo las piezas proceden de otras colecciones y están dañadas, se ha pintado encima o están mal restauradas. Pero incluso durante la excavación los arqueólogos hacen un seguimiento de los objetos hallados y los preparan in situ para los siguientes procesos a los que serán sometidos en laboratorio.

En el nuevo centro ultramoderno de restauración y almacenamiento del Hermitage, un buen equipamiento técnico es como mínimo tan importante como la experiencia de los restauradores. "Nuestros microscopios ZEISS nos ofrecen la solución perfecta para nuestras necesidades", afirma Natalia Pavlukhina, jefa del área de restauración de cerámica. Los microscopios, montados en un brazo giratorio, ofrecen a los restauradores el aumento ideal para eliminar suciedad y capas de pintura de las antiguas y sensibles superficies. Incluso en el caso del vidrio, facilitan la labor de volver a pegar fragmentos diminutos.

Se restaura prácticamente de todo: tablas cuneiformes prehistóricas, vasijas antiguas y porcelana rusa y de Europa Occidental de distintas épocas. Así es como los microscopios ZEISS velan por que cada año más de dos millones de visitantes puedan ver en las mejores condiciones posibles las 65.000 obras arqueológicas expuestas en las 350 salas de este Patrimonio de la Humanidad.

 

15 de octobre de 2014

Esta página web utiliza cookies. Las cookies son pequeños archivos de texto que las páginas web almacenan en su ordenador. El uso de cookies es habitual y ayudan a las páginas a optimizar y mejorar su presentación. Mediante el uso de nuestras páginas web usted acepta el uso de cookies. más